RECETA ESCRITA EN LA BIBLIA: ESTE POTENTE REMEDIO DE 3.500 AÑOS DE ANTIGUEDAD CURA TODAS LAS ENFERMEDADES

Los olivos, junto con la fruta y las hojas, se han utilizado como alimento y medicina desde la antigüedad. Las hojas de olivo se pueden utilizar para el tratamiento de la neumonía, tuberculosis, gonorrea, hepatitis B, gripe, herpes, meningitis, y muchos otros, debido a su compuesto activo conocido como oleuropeína.

Además, las hojas de olivo son beneficiosas para el tratamiento de infecciones después de la cirugía, hongos y bacterias debido al potente antiparasitario, antifúngico y efectos antibacterianos de la oleuropeína.

EL VIEJO REMEDIO ES UN TÉ

El té hecho de hojas de olivo es muy beneficioso para la tuberculosis, la gonorrea, la neumonía, la meningitis, la gripe, el herpes, el síndrome de fatiga crónica, la hepatitis B, la aterosclerosis, el botulismo, la malaria, úlceras estomacales, la difteria, infecciones del tracto urinario y la encefalitis.

Además, el té de oliva fortalecerá su sistema inmunológico y aumentara su energía. Debe ser consumido después de la quimioterapia o para aliviar el estrés.

 

Aquí está la Receta del viejo remedio De hojas de Olivo

Ingredientes:

  • 15-20 hojas de olivo secas
  • 2-3 dl de agua hirviendo

Recoger las hojas en la primavera y dejarlos secar al aire. A continuación, coloque las hojas secas en un frasco de vidrio y mantenerlos en un lugar fresco y oscuro.

Tome 15-20 hojas y ponerlas en agua hirviendo. Cocer durante 10 minutos. Sacar las hojas y dejar que el líquido se enfríe durante 15 minutos. Opcionalmente, se puede agregar miel o limón. Este té va a mejorar su salud general y se recomienda que se consuma durante varias semanas seguidas con el fin de experimentar todos los beneficios para la salud.

 

Para recibir más recetas, tips de belleza y videos de salud suscríbase a nuestro canal

loading...

Comments

comments

Leave a Reply